Perdiendo el celular en el primer mundo

Fecha: 3 de agosto del 2018

 

El 2 de abril, creemos que corriendo un tren que se nos iba, perdí el celular en la estación central de Hamburgo

(Hauptbahnhof). Al darnos cuenta cuando llegamos a la casa que alquilábamos, nos volvimos a la estación a ver

si por casualidad lo encontrábamos, no tuvimos suerte.

Nos cruzamos a un negocio de venta de celulares y compramos un teléfono como para al menos tener internet.

En el departamento, configurando la cuenta de Gmail del teléfono, me cae la ficha de que lo puedo reastrear

con la función “mi ubicación”, y ahí estaba, en la estación de trenes, no se movía, por lo que supusimos que no

estaba ni en un tren, ni en la casa de alguien, y volvimos a la estación por segunda vez.

 

 

A todo esto, ya eran las 20 Hs y casi no hay movimiento, hice sonar el teléfono varias veces sin resultados, una

agente guardaboletos nos ayudo (en inglés) a buscarlo por los bordes de los andenes, también sin aparecer.

 

El teléfono entró en 5% de batería y dejó de responder, otra vez nos volvimos resignados a casa a las 21.30 Hs.

Al otro día nuevamente estábamos en la Hbf para tomar un tren a Laboe y nos llegamos a la oficina de objetos

perdidos, ayudados por una persona que pasaba por ahí e hizo de intérprete inglés/alemán tratamos de explicar

de nuestro teléfono, como no estaba reportado en el sistema nos dijieron que no nos podían ayudar, el trámite

suele llevar algunos dias (luego supimos que tienen cerca de 3000 celulares registrados), nos dieron un papel

con un link de internet para poder ubicarlo en caso de que lo encontraran y devolvieran.

 

Nos fuimos de Hamburgo desanimados y lamentando haber perdido mas que el celular, muchas fotos y videos

de ocasión, en fin cosas que pasan.

 

El primero de mayo, ya en Rosario, feriado y ordenando papeles y folletos del viaje, se me dió por ingresar al

link de Lost & Found de Hamburgo y allí estaba ! el único Xiaomi Mi y devuelto el…mismo 2 de abril !!!

 

 

No dudé en escribir un mail con el Translate de Google reclamando el número de solicitud 1810-203 y al otro día

me responden que les diera algún dato o prueba para confirmar que el teléfono era el mío.

Envié el patrón de desbloqueo, pero me responden que no cargan y encienden teléfonos porque tienen alrededor

de 3000 equipos encontrados, y además, al desbloquearlo comprometen la confidencialidad de los datos.

Pido a mi empresa (Claro) el número de IMEI y lo envío, pero el Xiaomi no puede desarmarse y por lo tanto el

IMEI no puede leerse salvo que enciendan el teléfono, pero…no lo hacen.

 

 

Afortunadamente, siempre guardamos todo (pero todo) lo que traemos de los viajes y tenia la tarjeta porta-sim

con el número de serie del chip Ortel y lo envío, esta vez (y a fin de cuentas siempre) la suerte estuvo de mi lado.

 

 

Me responden que la verificación era positiva y el teléfono era el mío !!! creer o reventar, lo habían devuelto !

 

 

Triste por no ser generalmente así en nuestro país, aunque se que hay personas que pensamos que sí se podría.

Mi amigo y brillante ex alumno Damián Ostiz, que vive en Heidelberg (Alemania) se tomó la molestia de pagar

los gastos administrativos y el envío a su casa del equipo.

 

 

Pero surgió un problema: cómo iban a mandarle a Damián Ostiz un equipo que era de Ernesto Vilarrasa !!!

Por lo que entre llamadas telefónicas (de Damián), mails y otros trámites tales como escribir (en Alemán) un

poder (adjuntando pasaportes escaneados) para que él reciba el equipo.

 

 

Al fin, Damián recibió el equipo, como dato de color, un 25 de mayo (también feriado y van tres: 2/4, 1/5, 25/5),

pero lamentablemente con el vidrio roto, estimo que de cuando se me cayó.

Ahora teníamos el celular, Damián vendría en julio a visitar a su familia, a esperar. Las fotos ? en el teléfono,

pero ya está, las daba por perdidas, y ahora sólo había que esperar.

 

 

El 9 de julio (acá feriado), Damián me escribe de que encontró un negocio de reparación de teléfonos

que podía reparar el Xiaomi, me llama y me pregunta: lo dejo ? que pude responder ? pero, por las

dudas, lo encendés y hacer el backup de las fotos ? ahí tuve por fin las fotos perdidas…

 

 

A fines de julio y un par de días antes de venír pude ver el teléfono reparado y disfrutando sus últimos

días en Alemania.

 

 

Mis amigos Isolde y Damián en casa el 2 de agosto (no fue feriado) en el solemne acto de repatriación

curiosamente, exactamente cuatro meses después de perderlo.

 

 

El chip y su tarjeta salvadora de nuevo juntos !

 

 

Gracias a Damián por toda su paciencia, a mi familia, y a quien devolvió el teléfono: Danke!

 

(2018) Wo ist mein Handy ?

Hamburgo-Heilderberg-Rosario